Es posible que te suene este altavoz por haber visto algo parecido en un escenario. Marshall es un conocido fabricante británico de amplificadores. Debido al cariño que dedican a sus productos, estos no tardaron mucho tiempo en ganarse el respeto del mundo de la música.  Ahora Marshall ha decidido aprovechar su inconfundible diseño para introducirse en el sector de los altavoces inalámbricos

Aquí es donde aparece en escena el Marshall Acton, una versión reducida y preciosista de los míticos amplificadores Marshall, pero esta vez, cambiaremos la guitarra por el iPhone, iPad o Mac.

El acabado es sublime, la polipiel que lo recubre es de calidad y de textura agradable, el bordado es firme. Los controles superiores están hechos con materiales nobles que transmiten calidez, la pequeña palanca de ON/OFF es el detalle de acabado al igual que todos sus clásicos altavoces.

A cerca del diseño, es un amplificador Marshall en pequeño (26,5 cm de largo, 16 de alto y 15 cm de profundidad), la rejilla principal está encordada como los amplificadores genuinos y el logotipo de la marca luce imponente en blanco hueso. Incluso, Marshall haciendo gala de su perfeccionismo ha incluido un cable minijack-minijack  (3.5mm-3.5mm) helicoidal para que no se hagan nudos y con las puntas muy brillantes, perfectamente moleteadas.

El “Acton” pertenece a la parte selecta del sector de los altavoces inalámbricos pensados para interiores. Si pensamos en su precio desde el punto de vista de la durabilidad, por sus buenos componentes, vemos que más que un gasto, el Acton es una pequeña inversión en sonido y por qué no, en buena decoración.

El Marshall Acton cuenta con unos considerables 41 W de potencia RMS, más que suficientes para llenar un salón grande. Monta un subwoofer de 4 pulgadas y dos conos para frecuencias altas. En total posee una configuración 2.1. El conjunto tiene un rango de frecuencia de 50 a 20.000 Hz con el crossover funcionando a una frecuencia de 4,200Hz, para limitar las frecuencias que se mandan al subwoofer, pero dejemos por ahora los tecnicismos.

altavoz-marshll
No sólo suena bien, sino que su sonido es personalizable gracias a las ruedas de control.
Este altavoz suena muy bien,  es capaz de llenar cualquier interior sin problemas y además puedes modular los graves y los agudos según prefieras, por lo que no sólo suena bien, sino que su sonido es personalizable gracias a las ruedas de control.

No es habitual en esta clase de altavoces tener control sobre el “bass” y el “treble” directamente. Lo que sumado a todo lo demás lo hace un equipo muy especial. El sonido de este altavoz sorprenderá a todos los presentes, inclusive los de oído más fino.

El Marshall Acton cuenta con la última versión de Bluetooth, la 4.0 con una velocidad de transmisión altísima (24 Mbits/s) por lo que se pueden enviar canciones en formatos de alta calidad sin problemas. También tiene una entrada minijack (3,5mm)  por si no quieres usar el bluetooth.


ÚLTIMAS ENTRADAS